El conductor de trenes de alta velocidad, Han Junjia, saluda frente al modelo “Fuxing”.

“Cuando era joven quería ser chofer de tren”, señaló Han Junjia de 45 años, conductor de transporte ferroviario en Beijing, al explicar que su sueño de infancia era ir lo más rápido posible. Ese pequeño no podía saber que algún día lo haría en una máquina a 350 kilómetros por hora.

Cuando Han entró por primera vez al sector, la velocidad máxima de las locomotoras a vapor era entre 56 y 60 kilómetros por hora, en condiciones laborales muy duras.

Inició su carrera como operario y en ese tiempo solo necesitaba una lonchera multiusos, que sirviera de olla para calendar arroz, de recipiente para el agua y de asiento en caso llegara la fatiga.

En 1996, ascendió a conductor de locomotora diesel. Estaba encantado porque la cabina era mejor y contaba con nuevas instalaciones como un sistema de control, un detector de temperatura y un espejo retrovisor lo cual facilitaba enormemente su tarea.

No obstante, Han admitió que dichos trenes eran muy ruidosos, tanto que sus colegas y él debían gritar para comunicarse entre ellos.

En 2008, hubo un salto sin precedentes en el rubro ferroviario del país con la introducción de máquinas eléctricas. La velocidad aumentó de 120 a 160 kilómetros por hora y las nuevas unidades eran más seguras puesto que las computadoras entraron a tallar.

En 2009, Han se inscribió como chofer de tren de alta velocidad en la ruta Beijing-Shanghai, en construcción en aquella época, y en noviembre de 2010 se convirtió en uno de ellos. Asegura que su hermoso interior, diseño futurista e increíble rapidez lo impresionaron.

El 21 de septiembre de 2017, se puso al mando del tren bala “Fuxing”. Estos modelos de desarrollo local pueden alcanzar una velocidad de 350 kilómetros por hora. En julio de 2018, 16 de ellos iniciaron operaciones.

“Cada vez que manejo un tren nuevo, siento el progreso de la tecnología ferroviaria nacional”, señaló orgulloso Han.

El conductor de tren Han Junjia frente a una locomotora.

Su lonchera cuando era operario.

Han Junjia saluda a sus colegas.

Han Junjia posa frente al tren diesel DF-4206.

Han Junjia en la cabina de un tren diesel.

Han Junjia en un tren eléctrico.

Han Junjia frente al tren bala “Fuxing”.