Las autoridades de Estados Unidos emplearon gases lacrimógenos contra unos 150 migrantes que trataban de cruzar de manera ilegal a territorio estadounidense a principios de este año, en Tijuana (México).

El saldo de este nuevo intento de los migrantes por cruzar la frontera fue de 25 detenidos y varias mujeres y niños afectados por los gases.