La jefatura de policía de París comenzó el lunes 12 de agosto a establecer barreras para demarcar el área alrededor de Notre-Dame, donde comenzará una limpieza a presión este martes para descontaminar el terreno del plomo derivado del incendio que consumió la catedral de Notre Dame, comunicó el Ministerio de Cultura. Se trata de un segundo intento luego de que las primeras operaciones mostraron no haber sido efectivas.

La operación comenzará con la Rue de la Cité, que estará cerrada a los transeúntes y al tráfico. El método utilizado, la presión ultra alta, es más eficiente mediante la adición de un detergente, el agente tensioactivo, agente químico para aumentar las capacidades de dispersión y humectación de un líquido.

Además se implementará un gel de limpieza en algunos lugares para permitir la aspiración de las partículas de plomo. La aplicación de esta capa debería durar un día. Deberá secarse durante tres días y luego eliminarse gradualmente; un proceso que debería llevar al menos cinco días.

Al final de las operaciones, se realizará un control para determinar su efectividad. Según la prefectura policial, el trabajo, que comprende varias fases, se extenderá hasta el 23 de agosto. La estación de RER rue de la Cité y Parvis Notre-Dame estarán cerradas y las rutas de autobús desviadas.

El fuego, que en parte destruyó la catedral, liberó en forma de partículas cientos de toneladas de plomo contenidas en el marco de la aguja y el techo.

Suspendida a finales de julio, la construcción de Notre-Dame debería reanudarse gradualmente el 19 de agosto tras la implementación de las nuevas medidas estrictas de protección, especialmente para los empleados de las empresas que trabajan en el sitio.