Un trabajador médico recolecta el lunes una muestra de la garganta para detectar la COVID-19 en el Hospital del Pueblo de Ruili, provincia de Yunnan.

Ruili en la provincia de Yunnan cerró todas las aldeas limítrofes y suspendió el paso transfronterizo tras confirmarse dos casos de COVID-19 importados de Myanmar el fin de semana.

Según un aviso emitido por el centro de comando de control de epidemias de la ciudad el domingo, el número de residentes de dichas localidades y su movimiento deben quedar registrados claramente y cualquier visita a familiares o amigos al otro lado de la frontera está prohibida.

El gobierno local también tomó medidas enérgicas contra los cruces ilegales y persuadió a los inmigrantes fuera de la ley a regresar. Aquellos que violen las normas tendrán que pasar por la seguridad pública local, continuó la nota.

La urbe implementará una campaña de detección hacia los migrantes sin papeles a fin de identificar riesgos ocultos de una propagación vírica y fortalecer la conciencia sobre las medidas de control de enfermedades.

Las reuniones serán mínimas y las grandes concentraciones, incluidas transmisiones en vivo y comercio de jade y joyas quedan canceladas.

Las bodas sufrirán retrasos y los funerales serán sencillos, agregó el texto.

El uso de máscaras será obligatorio en todos los espacios públicos, llámese supermercados, hoteles y centros laborales. Además se reforzará una serie de políticas de control, como toma de temperatura, desinfecciones y códigos de salud.

La Comisión Provincial de Salud de Yunnan informó el domingo 2 nuevos casos importados en Ruili, ambos de Myanmar. Uno asintomático el sábado y reclasificado como caso confirmado el domingo.

Los dos pacientes se encuentran en tratamiento en un hospital y todos sus contactos cercanos están bajo observación médica.

Hasta el domingo, se habían reportado hasta 7 casos importados en la provincia, uno en estado crítico. Cinco de ellos, asintomáticos, se encuentran aislados.

El centro de comando de control de epidemias de Ruili también publicó un comunicado el sábado, en el que informó el bloqueo de un complejo residencial a partir de las 6 pm de ese día, en respuesta a la detección de un caso sospechoso. No se permite la salida de personas ni vehículos, anotó.

Otro aviso decía que los residentes del vecindario cercano debían cumplir aislamiento en domicilio a partir de las 6 pm de ese día.

Hasta el domingo, China no había informado de nuevos casos locales en 29 días consecutivos, pero el número de importados es constante en las llegadas diarias.

El domingo, China continental registró 10 casos, todos del extranjero.

Si bien los pasajeros que arriban al país por vía aérea tendrán un manejo de circuito cerrado para detener los posibles riesgos de avance del virus, los oficiales de control fronterizo indicaron previamente que las regiones con cruces terrestres son más susceptibles a infecciones del exterior, dado que algunos inmigrantes ilegales pueden aprovechar caminos reducidos y escondidos.