La región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el sur de China, donde habita la mayor población de minoría étnica del país, ha dicho adiós a la pobreza en todos sus 54 distritos.

Los últimos ocho distritos pobres de la región, incluidos seis distritos autónomos de minoría étnica, han eliminado la pobreza absoluta, anunció hoy viernes el gobierno regional.

Según un boletín oficial, las ciudades de Liuzhou, Baise y Hechi, donde se encuentran los ocho distritos citados, han recibido la orden de no escatimar esfuerzos para consolidar los logros en la lucha contra la pobreza y combinarlos con la estrategia de vitalización rural, con el fin de evitar que la población local caiga de nuevo en la miseria.

Desde 2016, cerca de 73.000 millones de yuanes (11.110 millones de dólares) han sido destinados a proyectos de alivio de la pobreza en toda la región, incluyendo campos como infraestructura, empleo, educación y servicios médicos y de atención sanitaria.

Guangxi, como una de las zonas de China que enfrenta la peor desertificación pedregosa, ha destinado más de 48.000 millones de yuanes a mejorar las carreteras de las zonas rurales desde 2016, indicó el departamento regional de transporte.

Un total de 35 de los 54 distritos afectados por la pobreza se encuentran en las zonas de karst cubiertas de rocas.

La ampliación de la red de carreteras y el mejoramiento de la infraestructura han ayudado a los agricultores de la zona a vender sus productos agrícolas fuera de sus lugares de origen, lo que les ha permitido tener un ingreso estable y sostenible.

Los habitantes de desiertos pedregosos también han sido beneficiados con los proyectos de reubicación para salir de la pobreza. En los últimos cinco años, Guangxi ha reubicado a cerca de 710.000 personas de regiones montañosas remotas e inhabitables en regiones centrales de distritos y ciudades.

El estilo de vida bullicioso y urbano se ha vuelto común en el distrito autónomo de la etnia yao de Dahua, en donde más de 10.000 personas provenientes de zonas montañosas profundas se han asentado en años recientes.

En la zona de reubicación se han construido calles comerciales, hoteles, mercados nocturnos y una enorme plaza cultural.

"Nunca me imaginé que pudiera vivir en un lugar tan bueno como este al que yo admiraba", dijo Qin Qingmei, quien puso un puesto de bocadillos en la calle local de alimentos. Antes de mudarse a su nuevo hogar en Dahua, Qin tenía que trabajar muy lejos de su casa para obtener un mejor ingreso.

Por otra parte, políticas favorables han ayudado a 692.900 personas reubicadas a encontrar un empleo estable cerca de sus nuevos hogares.

Los gobiernos locales también alientan la inversión y el apoyo técnico por parte de compañías para fortalecer la industria local a través de actualizar las instalaciones, capacitar a los trabajadores y ampliar las zonas de cultivo y de cría.

Las familias registradas afectadas por la pobreza que han sido beneficiadas por la industria no sólo reciben dividendos de los negocios locales, sino que también ganan un salario de las cooperativas en donde se dedican a la agricultura.

Para finales de octubre de este año, un total de 4.377 talleres, apoyados por gobiernos locales de la región, crearon empleos para 302.000 personas, 56.400 de las cuales pertenecían a familias afectadas por la pobreza, indicó el departamento regional de recursos humanos y seguridad social.

Con más de 20 millones de personas de diferentes grupos étnicos minoritarios de una población total de 50 millones, el logro de Guangxi en la lucha contra la pobreza constituye un paso más hacia el objetivo del país de poner fin a la pobreza para finales de 2020.