Más de 300 socorristas se sumaron a la búsqueda de 22 trabajadores que quedaron atrapados bajo tierra después de una explosión en una mina de oro en construcción en la provincia oriental china de Shandong, informaron hoy martes autoridades locales.

Se han realizado labores para ventilar el gas tóxico de la mina, para lograr que la calidad del aire a 300 metros de profundidad alcance los estándares necesarios para la respiración humana, señaló la oficina de rescate.

Hasta las 16:00 horas de hoy, un cubo de rescate ha sido bajado a una profundidad de 180,5 metros. Los bomberos han transportado un sistema de detección de sonido a una profundidad de 370 metros y continuamente monitorizan las condiciones allí.

El accidente ocurrió a las 14:00 horas del domingo en la mina de oro en la ciudad de Qixia, dijo un portavoz del gobierno de la ciudad de Yantai, que administra Qixia. Sin embargo, el gobierno local recibió un reporte del accidente de parte de la compañía minera hasta el lunes por la noche.

Debido al daño en el sistema de comunicación a causa de la explosión, los socorristas hasta ahora han sido incapaces de establecer contacto con los trabajadores atrapados, dijo el portavoz.

Para las 10:00 horas de hoy, equipo de grandes dimensiones como perforadoras, ha sido instalado en el lugar. Una tubería de perforación ha llegado a una profundidad de más de 360 metros, y los socorristas están bajando para retirar los obstáculos y rescatar a los mineros atrapados, dijo Sun Shufu, director del Buró Municipal de Gestión de Emergencias de Yantai.

"Mientras haya un rayo de esperanza, haremos todo lo que podamos y no nos daremos por vencidos", añadió Sun.

La mina de oro es propiedad de Shandong Wucailong Investment Co. Ltd., una compañía local en Qixia.