El presidente chino, Xi Jinping, ordenó todos los esfuerzos posibles en el rescate y tratamiento de las personas heridas luego de que ocurriera un incendio en una fábrica en la provincia central china de Henan el lunes por la tarde.

Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central, dio la instrucción inmediatamente después de haber ocurrido el incidente, instando a poner la vida de las personas como prioridad.

El incendio estalló alrededor de las 16:00 horas del lunes en un fábrica de una compañía mercantil y comercial en la ciudad de Anyang. En el siniestro murieron 38 personas y otras dos resultaron heridas.

Xi instó a realizar esfuerzos para determinar la causa del incidente y hacer rendir cuentas a las personas correspondientes de acuerdo con la ley.

Todas las regiones y departamentos relacionados deben asumir adecuadamente las responsabilidades de seguridad en el lugar de trabajo, verificar y rectificar todo los tipos de riesgos y de peligros ocultos, y prevenir y contener resueltamente accidentes graves y severos, indicó Xi.

El Ministerio de Gestión de Emergencias ha enviado a un equipo de trabajo a Henan para que guíe el trabajo de rescate. El rescate en el lugar, la atención a los heridos y la investigación de la causa del incidente están en marcha.