El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la semana pasada dijo a funcionarios rusos que el repentino despido del director del FBI, James Comey, le restó "gran presión" por la investigación del FBI sobre los lazos de su campaña con Rusia, según un documento de la Casa Blanca filtrado por el New York Times.

"Acabo de despedir al jefe del FBI. Estaba loco, era un completo demente", dijo Trump al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, y al embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergey Kislyak, en la Oficina Oval, un día después de despedir a Comey.

El New York Times dijo que el documento, basado en notas tomadas dentro de la Oficina Oval y circulado como trascripción oficial de la reunión, fue leído al diario por un funcionario estadounidense. Más tarde, un segundo funcionario confirmó a grandes líneas la discusión.

"Enfrenté una gran presión por Rusia. Ya se acabó", dijo Trump.

"No estoy bajo investigación", dijo el presidente estadounidense a los funcionarios rusos.

Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa Blanca, no cuestionó el relato, pero enfatizó que el jefe de FBI depuesto generó presión innecesaria sobre la capacidad del presidente para ejercer su actividad diplomática con Rusia en asuntos como Siria, Ucrania y el Estado Islámico.

"Al politizar la investigación sobre las acciones de Rusia, James Comey creó presión innecesaria sobre nuestra capacidad para contactar y negociar con Rusia", indicó Spicer.

"La investigación hubiera continuado y, es obvio, el despido de Comey no acaba con ella. Una vez más, la historia real es que nuestra seguridad nacional ha sido socavada por la filtración de conversaciones privadas y altamente clasificadas", dijo Spicer.

Trump iniciará esta tarde su primer viaje al extranjero. El viaje de ocho días incluye visitas a Arabia Saudí, Israel, Italia y Bélgica. La Casa Blanca indicó que Trump no elegirá a un nuevo nominado para el director del FBI antes de partir del país.

El jueves, Trump criticó el nombramiento del ex director del FBI Robert Mueller como fiscal especial para investigar los lazos entre Trump y Rusia, algo que dijo que "divide al país". Trump reafirmó que nunca ha conspirado con Rusia. F