El asesinato de una estudiante china en Japón el año pasado ha captado la atención en las redes sociales a medida que se acerca la audiencia del caso el próximo mes.

En Sina Weibo, un microblog muy popular en China, la etiqueta #Murder case of Chinese student in Tokyo# ha obtenido más de 1800 millones de vistas.

Jiang Ge, de 24 años de edad originaria de Qingdao, en la provincia de Shandong, murió en su departamento en Tokio el 3 de noviembre de 2016. Ge seguía un posgrado en la Universidad Hosei.

En las primeras horas de la fatídica fecha, la joven recibió puñaladas mortales en el pasadizo de su vivienda conferidas por el exenamorado de su compañera de piso.

Según reportes de la prensa, Liu Xin, quien residía con ella y era su mejor amiga, se mudó con la víctima al terminar su relación con el sospechoso dos meses antes de la tragedia.

El novio de Xin, Chen Shifeng, fue al departamento buscándola esa tarde. Los tres habían tenido una disputa y habían abandonado el lugar posteriormente. Esa misma noche, las muchachas regresaron al inmueble con Xin adelantándose.

Luego, esta última contó que cuando se estaba cambiando los pantalones, escuchó un grito detrás de la puerta, trató de abrirla, pero estaba bloqueada. Más tarde, llamó a la policía.

La madre de la fallecida, Jiang Qiulian, la culpó por la muerte de su hija al señalar que ésta la había encerrado afuera cuando fue atacada. Además la criticó por evitarla y no contarle los detalles del incidente cara a cara tras el hecho.

De acuerdo con thepaper.cn, Qiulian indicó que Xin y su familia se negaron a darle explicaciones y ni siquiera le dieron las condolencias.

El 21 de mayo de 2017, Qiulian publicó un artículo en Sina Weibo donde daba a conocer datos personales y fotos de Xin y sus padres, y pedía a los usuarios que ofrecieran información sobre su paradero.

En respuesta a los comentarios negativos, Xin declaró a thepaper.cn que no vio a la madre de su amiga tras su deceso porque estaba bajo el control y protección de las autoridades. No podía ver a nadie vinculado con la occisa a fin de garantizar la validez y la confidencialidad de la evidencia y recalcó que ella no había cerrado la puerta.

Xin, también de Qingdao, fue compañera de clase de Ge durante la secundaria y las dos estrecharon lazos tras su encuentro en Japón.

El caso que se ventilará en Tokio el 10 de diciembre se ha convertido en un tema muy popular en las redes.

Uno de los comentarios de la publicación en Sina Weibo dice: "Puedo entender que ella (Liu Xin) se sintió muy asustada para abrir la puerta, pero la manera en que reaccionó al hecho me da escalofríos. Tras la muerte de su compañera, ni siquiera dijo lo siento a la (madre de la víctima)”.

Otro internauta señaló: "El asesinato debe ser castigado y Xin probablemente no tenga culpa desde una perspectiva legal, pero su comportamiento y su actitud (frente al suceso) es desagradable”.

La madre de la infortunada, en Tokio para la audiencia, está recolectando firmas entre los residentes locales a favor de la pena de muerte para el responsable.