La nueva supercomputadora china, Sunway TaihuLight, en Wuxi, provincia de Jiangsu, en el este de China, el 20 de junio de 2016.

Una vez más China domina una nueva lista mundial de supercomputadoras no solo con los dos primeros lugares, sino también ubicándose por delante de Estados Unidos en el número de sistemas utilizados.

El dominio de China

Según el ranking semestral de las 500 supercomputadoras más rápidas del mundo, Top500, publicado el lunes, el Sunway TaihuLight de China mantiene la cabecera como el sistema número uno por cuarta vez, con un rendimiento de 93,01 mil billones de cálculos por segundo o petaflops.

La Tianhe-2 o Milky Way-2 continúa en segunda posición con 33,86. La máquina con un chip Intel ha liderado la tabla a lo largo de 3 años hasta que fue desplazada por la TaihuLight en noviembre de 2015, construida por completo con piezas de tecnología china.

En el tercer escalón se encuentra la suiza Piz Daint, que es además la más poderosa de Europa. Le sigue un nuevo sistema en Japón denominado Gyoukou por encima de la estadounidense Titan en quinta ubicación.

"Por segunda vez consecutiva no existe un sistema de Estados Unidos en las 3 posiciones delanteras”, señaló Top500 en una nota.

Y eso no es todo. La 50° edición de la lista también muestra que China ha sobrepasado al país norteamericano en la cifra total de sistemas por un margen de 202 a 144. Solo 6 meses atrás, Washington ocupaba la punta con 169 frente a las 159 en la nación asiática.

“Es el mayor número de estos enormes aparatos que China logra meter en los Top500 y la retirada de la presencia estadounidense a su nivel más bajo desde el nacimiento de la nómina hace 25 años”, destacó Top500.

"China muestra ahora claramente un mayor número de instalaciones que los Estados Unidos”.

Asimismo, China ha resaltado también en el rendimiento agregado con el 35,3 % de operaciones o flops, seguida de Estados Unidos con 29,8 %.

La fortaleza estadounidense

Al hablar de compañías fabricantes de estos sistemas, Hewlett-Packard con 123 supercomputadoras instaladas toma la cima, lo que representa cerca de un cuarto del total en Top500.

Por detrás quedó la china Lenovo con 81, un retroceso de 88 obtenidas en la lista de junio y otra empresa china Inspur se sitúa tercera con 56 sistemas, de solo 20 cuando estuvo sexta hace 6 meses.

Liu Jun, gerente general de alto rendimiento cibernético de Inspur, declaró a la agencia de noticias Xinhua que China y sus institutos de investigación y compañías han invertido mucho en el estudio, desarrollo e innovación en el campo de computadoras de alto rendimiento.

"China ha mejorado enormemente en la competitividad y rendimiento de este sector”, apuntó Liu. "Estados Unidos y Europa todavía puede que tengan un ciclo de actualización más prolongado para sus supercomputadoras”.

Liu advirtió que la caída de China frente a Estados Unidos en el total de sistemas no tiene mucho sentido.

"Debemos estar conscientes de que las tecnologías de punta de productos comerciales en el mercado de ordenadores de alto rendimiento, como el CPU y el GPU, todavía pertenecen a las firmas estadounidenses”, anotó Liu.

"China todavía va a la zaga en comparación a Estados Unidos y Europa, por eso requiere de esfuerzos continuos para un mayor avance”, agregó.

Los expertos predicen además que el Summit, un sistema desarrollado actualmente por el Departamento de Energía estadounidense podría destronar a la TaihuLight china el próximo año cuando inicie operaciones con 200 petaflops.

Otros aspectos

Otros integrantes de la tabla incluyen al Sequoia, Trinity y Cori de Estados Unidos y al Oakforest-PACS y K computer de Japón.

Top500 manifestó que cada supercomputadora de la nómina entrega más de 10 petaflops. También hay 181 sistemas con rendimientos por encima de un petaflop, 138 más que hace un semestre.

Desde una mirada amplia, el combinado de los 500 sistemas ha crecido a 845 petaflops de 749 en junio y 672 hace un año.

"Pese a que el rendimiento conjunto subió cerca de 100 petaflops, el aumento relativo está muy por debajo de la tendencia histórica a largo plazo del ranking”, acotó Top500.

El corte de entrada en esta edición subió de 432 billones de cálculos por segundo o teraflops a 548.

"El sistema de 548 teraflops estuvo en la posición 370 en la nómina anterior”, añadió "El resultado va en línea con lo que se ha venido observando en los últimos 4 años, pero es muy inferior a los niveles previos”.

La Top500 es considerada una de las listas más reconocidas en el mundo de las supercomputadoras y parte de su rendimiento en el indicador Linpack por expertos de Estados Unidos y Alemania.