Ted Tokuchi, exejecutivo de CITIC Securities International, una compañía de valores china, recuerda el momento en el que se reunió en persona con el presidente chino Xi Jinping hace 5 años.

Era el 5 de diciembre de 2012, el primer día del seminario del mandatario con expertos extranjeros en el país tras su elección como máximo líder del Partido Comunista de China en noviembre.

En el encuentro de 80 minutos, Xi recibió propuestas de 20 asistentes, entre ellos Tokuchi, el primer alto ejecutivo foráneo en China de una empresa del Estado. Las sugerencias iban desde una reforma universitaria para satisfacer de mejor manera las necesidades reales de la sociedad a ayudar a las firmas chinas en su expansión internacional.

"Nos abrimos al mundo y queremos aprender del mundo”, señaló Xi en la cita y añadió que los extranjeros con su experiencia en diferentes campos han contribuido en gran medida al desarrollo nacional y han servido de puente entre China y el exterior.

En retrospectiva, Tokuchi, un economista japonés de 65 años que ha vivido en la nación dos tercios de su vida, manifestó sentirse impresionado por la gran determinación del pueblo chino hacia el desarrollo y su actitud de bienvenida al talento foráneo.

"China está mostrando su encanto en la nueva era, ofrece más oportunidades al mundo y será una tierra atractiva para las generaciones más jóvenes del planeta”, recalcó.

La Administración Nacional de Asuntos de Expertos Extranjeros apuntó que posee registros de entrada de trabajadores internacionales por cerca de 3,3 millones de veces en los últimos 5 años.

Para atraer a una fuerza laboral de calidad, el organismo ha unido esfuerzos con el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social así como con el Ministerio de Seguridad Pública para simplificar el procedimiento de visa de semanas a solo 5 días. Otras políticas preferenciales adoptadas incluyen la rebaja del umbral para los solicitantes de residencia permanente.

Zhang Jianguo, jefe del SAFEA, anotó que una política más proactiva, abierta y efectiva dirigida a profesionales competentes debe ponerse en práctica para cumplir con las directrices de Xi en su informe durante el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China en octubre.

En el reporte, Xi recalcó: "Debemos valorar a las personas con talento, saber identificarlas, tener el ojo para emplearlas, mantenerlas y darles la bienvenida a nuestras filas”.

Zhang anotó que los pedidos de permiso de trabajo para personas cuyas habilidades sean requeridas con urgencia así como a los mejores en todos los sectores se definirán el próximo año para atraer a más interesados.

"Hemos visto grandes progresos en las iniciativas para reclutar talentos foráneos y habrá más de ellos”, resaltó. "Esas políticas preferenciales revelan la apertura e inclusión del país, elementos que una potencia debe demostrar al mundo”.

Además de ese primer seminario hace 5 años, Xi participó en otros dos encuentros similares — uno en Shanghai en 2014 y otro en Moscú en 2015 — una seña de la gran importancia que confiere al tema.

En mayo de 2014, Xi se reunió con 50 expertos extranjeros y escuchó sus sugerencias desde la revisión del sistema de evaluación de talentos hasta un mayor respaldo a la innovación.

El presidente afirmó que el país debe implementar una política más abierta para los trabajadores de calidad, traerlos sin importar de dónde vengan, utilizar sus habilidades y confiar en ellas plenamente. "China se mantendrá siempre devota al conocimiento, aprenderá con modestia del mundo sin prestar atención en su desarrollo y con los brazos abiertos mejorará la enseñanza y los intercambios con otros países”, acotó el mandatario.

Anthony J. Leggett, premio Nobel en física del Reino Unido y profesor en la Universidad Jiao Tong de Shanghai, expresó su gran impresión por la seriedad de Xi en la cita. Lo que más le llamó la atención es que el presidente tomaba nota. "El presidente Xi es consciente de la necesidad de traer y servirse del talento extranjero”, enfatizó.

Wang Huiyao, fundador del Centro para China y la Globalización, dijo que las declaraciones de Xi respecto a la experiencia foránea muestra la dirección del país en dicho aspecto.

"En esa área, debemos de tratar de cumplir el sueño chino que el talento de todo el mundo venga a China para un mejor desarrollo”, escribió en un artículo publicado tras el seminario de Shanghai.

En mayo de 2015, Xi conversó en Moscú con cerca de 40 rusos que alguna vez laboraron en China y sus familiares. Desde 1978, miles de expertos rusos han participado en su reforma y apertura, así como en su modernización.