Una captura de pantalla de un programa de televisión que muestra el primer prototipo mundial de una plataforma de pruebas para un tren maglev de ultra alta velocidad construida en la Universidad Jiaotong del Suroeste, en China.

Científicos chinos han construido el primer prototipo mundial de una plataforma de pruebas para un tren de levitación magnética (maglev) de ultra alta velocidad que puede viajar a una sorprendente velocidad de 1.000 kilómetros por hora en condiciones ideales.

Desarrollado por la Universidad Jiaotong del Suroeste con sede en Sichuan, se convierte en el primer circuito de alta temperatura para pruebas de maglev en China.

El circuito de 45 metros, diseñado con una capacidad de carga de 300 kilogramos y un máximo de 1.000 kilogramos, puede hacer que el tren levite a unos 20 milímetros de la pista.

Es un sistema de superconducción de maglev que tiene la menor sección transversal y utiliza la menor cantidad de material magnético permanente. El circuito es capaz de llevar a cabo exámenes dinámicos en un rango de 0 a 50 kilómetros por hora.

El primer prototipo mundial de una plataforma de pruebas para un tren maglev de ultra alta velocidad construida en la Universidad Jiaotong del Suroeste, en China.

De acuerdo con el líder del equipo, Deng Zigang, también profesor de la universidad con sede en Sichuan, la carga actual de 1.000 kilogramos es la principal competencia de la tecnología.

La sección transversal de la pista es la más pequeña del mundo, afirmó Deng, añadiendo que el consumo de materiales magnéticos permanentes también permanece en una cifra muy baja gracias al ancho de 120 milómetros y al grosor de 25 milímetros de la pista.

La tecnología desarrollada por los científicos chinos ha deleitado al mundo. El Centro del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos de EE.UU., la asociación de profesionales técnicos más grandes del mundo, le dedicaron dos páginas al cubrimiento de los hallazgos.

La Corporación de Ciencia e Industria Aeroespacial de China expresó en agosto que estaba desarrollando un “tren volador” capaz de viajar hasta a 4.000 kilómetros por hora. 10 veces más rápido que los trenes de alta velocidad que cubren la ruta entre Beijing y Shanghai.

El primer prototipo mundial de una plataforma de pruebas para un tren maglev de ultra alta velocidad construida en la Universidad Jiaotong del Suroeste, en China.