Terrorismo y elecciones en Francia
spanish.china.org.cn  |  2017-04-21

Los 11 candidatos a la presidencia en Francia se volvieron a juntar el jueves para un último debate de cara a las elecciones del domingo 23 de abril. Sin embargo, el encuentro se vio opacado por un tiroteo ocurrido en los Campos Elíseos que dejó un policía muerto y dos heridos de gravedad, en un ataque que ya fue reivindicado por el denominado Estado Islámico.

Los aspirantes al máximo cargo público del Estado no pudieron mantenerse al margen de lo ocurrido y centraron su atención en el tema del terrorismo.

El primero en reaccionar fue el exministro, Emmanuel Macron, candidato liberal independiente: “Esta amenaza formará parte de la vida diaria en los próximos años”. Pese a ello, el dirigente consideró que no se debe “ceder al miedo” ni “dar la impresión de que cedemos”.

Por su parte, la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, enfatizó su intención de expulsar del país a los sospechosos radicales de origen extranjero que ya tengan antecedentes, luego anunció la suspensión de su concentración del día siguiente por respeto a las víctimas.

“No se hace todo lo posible para proteger a nuestros compatriotas”, señaló Le Pen y rechazó la idea de que haya que acostumbrarse “al terrorismo islamista”. Para evitarlo, la ultraderechista, propuso “un plan de ataque” que consiste en “el restablecimiento del control de las fronteras”.

Similar postura adoptó el conservador, François Fillon, quien insistió en que la amenaza yihadista “es la más importante” para su país. “La lucha contra el terrorismo debe ser la prioridad absoluta del próximo presidente de la República”, subrayó durante el debate transmitido por la cadena estatal France 2.

En tanto, el izquierdista, Jean-Luc Mélenchon, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas y garantizó que su gobierno no tolerará ese tipo de actos.

El socialista, Benoît Hamon, refiriéndose al atentado apuntó: “Este acontecimiento nos recuerda que estamos en el centro de una crisis” caracterizada “por el asalto de fuerzas que odian nuestro sistema democrático”, y afirmó que “hay que ser implacables con ellos”.

El proceso electoral del próximo domingo es uno de los más reñidos e imprevisibles en la historia del país galo. Según las encuestas, Le Pen y Macron tendrían el 23% de intención de voto cada uno, mientras que Fillon, pese al caso de desvío de fondos en su contra, y Mélenchon, quien ha dado un gran salto en los sondeos, van por detrás muy cerca con casi el 20%.

La diferencia es mínima y cualquiera de ellos podría pasar a la siguiente ronda, por lo que el tema pasa por atraer al grupo de indecisos que oscila entre el 20 y el 25%. Ante la incertidumbre, los candidatos se enfocaron en mitigar el nivel de abstención. Incluso el presidente en función, Francois Hollande, exhortó a la población a participar en el sufragio.

 

Compartir: 
Última Hora Fotos Economía Opinión Cultura